VISIÓN GENERAL NUTRICIONAL

A menudo relacionamos la alimentación a una simple cuestión de peso, esta relación hace pensar que las personas delgadas no necesitan tener cuidado con su alimentación, mientras que si el peso es alto, si deben tenerlo. Nada más lejos de la realidad, la alimentación es un acto necesario a través del cual nutrimos nuestro cuerpo, es decir, le aportamos al cuerpo los nutrientes necesarios para llevar a cabo todas las acciones vitales. El sobrepeso o mejor dicho, el exceso de acumulo de grasa, sólo nos indica que ha habido un desequilibrio energético en nuestra alimentación, básicamente que se ha ingerido más energía (Kcal) de la necesaria. Es alarmante ver como gracias a esos desequilibrios energéticos, el sobrepeso y la obesidad crecen sin freno en la población española, pero lo es aún más cuando vemos que el 27% de la población infantil presenta este tipo de problema, desarrollando enfermedades consideradas de “persona mayor” asociadas a la obesidad como diabetes tipo II o hipertensión.

El cuerpo humano tiene la capacidad de almacenar nutrientes, pero otros muchos deben ser aportados continuamente a través de los alimentos para garantizar un estado óptimo de salud. Debido a la incapacidad del cuerpo para retener ciertas sustancias, es de vital importancia no sólo aportar los nutrientes necesarios en cantidad,  también hay que hacerlo en el momento adecuado. Una correcta alimentación requiere una adecuada distribución de las ingestas a lo largo del día que garanticen el continuo aporte de los nutrientes necesarios, un claro ejemplo puede ser la persona que no desayuna, ni almuerza, tiene una comida ligera y luego una cena copiosa, esta persona ciertamente puede proporcionar a su cuerpo todos los nutrientes necesarios en cantidad, pero no así en el tiempo, produciendo un gran estrés en el cuerpo que puede conllevar a una bajada del sistema autoinmune, perdida de rendimiento físico y mental, así como tendencia al acumulo de grasa entre otras.

Una correcta alimentación es vital para todos, pero aún más en personas con altos requerimientos como deportistas, niños, personas convalecientes o con una alta carga de estrés, donde un desequilibrio en su alimentación puede pasar factura rápidamente.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s