Comer en el trabajo

Antiguamente los horarios del día eran regulados por las comidas, actualmente, es el trabajo quién nos dicta cuando debemos comer. En mi consulta, observo que la mayoría de los problemas con la alimentación vienen derivados del trabajo, cambios de horario, reuniones inesperadas o no disponibilidad de alimentos adecuados, son algunas de las circunstancias habituales con las que nos encontramos día a día, esto es algo que tiene una repercusión directa en nuestra salud e incluso a corto plazo, numerosos estudios demuestran que una mala alimentación repercute en nuestro rendimiento físico y psíquico e incluso puede ser decisiva para nuestra seguridad laboral, en España la mayoría de accidentes laborales tienen lugar después de la hora del almuerzo.

Una estrategia a seguir para mejorar la alimentación durante la jornada laboral es dar importancia y que sirvan como base las comidas que sabemos que podemos asegurar, estas suelen ser las que realizamos fuera del trabajo, como el desayuno o la cena, a partir de estas debe “construirse” nuestra dieta. Tomar snacks saludables fáciles y rápidos de tomar como fruta, cereales o lácteos desnatados, pueden ayudarnos a equilibrar nuestra dieta, es muy importante no dejar largos periodos sin comer para evitar así las hambrunas descontroladas, también debemos asegurar el aporte de líquido, especialmente en trabajos con actividad física o que se lleven a cabo a temperaturas elevadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s